Mariza Yrigoyen (d) junto a la diputada Ferreira (c) y su abogada, en Diputados.
La Lupa 05-12-2017
  • Desamparada, denunciante de acoso pidió ayuda a diputada

Mariza Yrigoyen, víctima de supuesto acoso sexual por parte del superintendente de servicios generales, Arturo Giménez, acudió ayer por ayuda a la Cámara de Diputados. Estuvo acompañada por su abogada Sara Centurión Radice y se reunió con la diputada Olga Ferreira, representante de la comisión de Derechos Humanos de la institución. La legisladora anunció que estudiarán las medidas a tomar para que se formalice una denuncia ante la fiscalía.

Ferreira comentó que la denunciante se acercó su oficina y trataron el asunto en un primer momento en privado. Luego, le manifestó que quería hablar con los medios como una manera de protección “porque se encontraba bastante desamparada”.

“Buscaba algún resguardo y por sobre todo que se la escuche”, señaló. La joven de 28 años le explicó que al interior de Itaipú un equipo de funcionarios tratan de acallarla.

“Una noche le roban el auto… ella cree que le intentaban robar el celular donde tiene todas las pruebas, que hoy día ya están en una escribanía”, dijo la parlamentaria. “Ella tiene temor de permanecer en ese lugar por las presiones que recibe para que se calle”, agregó

Después de la declaración a los medios, Ferreira dijo estar sorprendida por las reacciones de la ministra de la Mujer, quien dispuso de psicólogos para la joven, y James Spalding, “quien prometió aclarar el caso”.

Manifestó que la Comisión de Derechos Humanos remitirá a la Fiscalía solamente cuando esta lo requiera. “No podemos accionar de otra manera, pero sí podemos solicitar medidas como resguardo o protección”, aclaró.

La legisladora adelantó que otras personas presentarán más denuncias de acoso que se desarrollaron en la binacional.

Mariza Yrigoyen superó la barrera del temor tras recibir apoyo de algunas compañeras y de su familia. Ella se desempeña como pasante y había solicitado la protección de un abogado.

La denunciante reveló a Ferreira que Itaipú dispuso un abogado al supuesto acosador y no a ella.