NOTAS 19-09-2017
  • Brasil teme un impacto económico de la mafia de la carne

Brasil reforzó hoy los controles e inspecciones a empresas alimenticias tras el escándalo generado por una mafia que adulteraba carnes, cuya dimensión pudiera afectar el comercio de uno de los mayores exportadores mundiales de ese sector.

Fiscales de la sanidad alimentaria recorrieron las instalaciones de una treintena de empresas que son blanco de una investigación de la Policía, que descubrió una banda integrada por agentes públicos y directivos de empresas que adulteraba carnes ya caducadas con métodos que sembraron indignación en el país.

Esas prácticas implicaban el uso de químicos para mejorar el aspecto de las carnes, la falsificación de etiquetas con la fecha de caducidad o la utilización de alimentos no adecuados para el consumo en la elaboración de embutidos, entre muchas otras irregularidades.

Al menos tres procesadoras de carne fueron clausuradas hoy y otras 21 estaban bajo sospecha, según informó el Ministerio de Agricultura, que no oculta la preocupación económica generada por el escándalo, pues las prácticas corruptas afectaban tanto a productos dirigidos al mercado local como al exterior.

El ministro admitió hoy que el asunto "daña la imagen" de Brasil, pero subrayó que en el país hay 4.000 empresas cárnicas y que pese a que algunas de las mayores son sospechosas, sólo una treintena está bajo investigación.

Por lo pronto, la mafia de la carne ya ha golpeado con fuerza a tres de las grandes empresas del sector, cuyo valor de mercado se derrumbó este viernes con las primeras informaciones sobre el caso.

Según datos oficiales, Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en porcino, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado el 7,2 % de ese comercio, con un 11.600 millones de dólares.

 

/ EFE